logo amd

Ry(Zen) necesitará una versión muy reciente del kernel

Se ha hablado mucho (demasiado) de los Zen. Cuando quedan sólo unos días para que salgan al mercado los nuevos micros de AMD, han aparecido detalles relevantes para los usuarios de Linux.

Todavía no hay nada completamente confirmado sobre los nuevos procesares de AMD. Todo gira en torno a rumores, promesas y la esperanza de muchos de que acabe el monopolio de Intel en la gama doméstica más alta.

Sea como fuere, Larabel ha publicado en su blog información parcialmente contrastada sobre los requisitos de los Ryzen sobre Linux. Según parece, los usuarios de las dos últimas versiones de Ubuntu (16.04 y 16.10) estando complemente actualizadas, no deberían tener problemas para arrancar, pero el rendimiento no será el mejor.

Hace unos días se publicó un parche que soluciona un fallo relacionado con la programación de tareas SMT (Simultaneous Multi-Threading), el HyperThreading de AMD que debutará con los Ryzen. Resulta que si se usa una versión inferior a Linux 3.10 o 3.9.10, no se usarán correctamente todos los núcleos lógicos, por lo que en programas con un uso intensivo del multihilo, el rendimiento caería bastante.

Otro apartado a tener en cuenta son las placas base y el hardware incluido. Una vez más, tener un kernel muy reciente va a ser importante ya que algunas de ellas incluyen el chip de audio ALC1220 de Realtek que todavía a día de hoy no funciona en Linux aunque sí lo hará en la futura versión 3.11.

Con un secretismo por parte de AMD que lleva meses resultando bastante molesto, no hay ninguna información adicional y ni siquiera se han repartido muestras para poder pasar bancos de pruebas fiables. De esa forma, las consecuencias del fallo en la gestión de SMT en el kernel sólo se conocerán a partir de este jueves. Además será a partir de ese día cuando se confirmen o se desmientan las esperanzas de tantos por la nueva generación de AMD. Ya veremos si está vez se cumple lo que dijo “El Arquitecto” con aquello de que la esperanza es la quintaesencia del engaño humano.

Vía Phoronix.

Ver comentarios