Aparece el primer borrador de IPv10

De IPv6 se lleva hablando desde hace más de una década pero todavía a día de hoy su implantación es testimonial en la mayor parte del mundo.

El sentido de IPv6 fue acabar con la restricción de direcciones IP de la versión 4 del protocolo que con 32 bits, puede direccionar 2³² dispositivos. Esto se estaba empezando a quedar corto con la extensión de Internet en Asia y definitivamente dejó al protocolo obsoleto con la aparición de los smartphones. Recordemos que IPv4 data de 1981.

Configuración en Linux de una IP local conectada a Internet con NAT

Pero la versión de 128 bits de IP no ha tenido el éxito esperado por dos razones: los operadores móviles suelen usar NAT para dar servicios a sus clientes, por lo que se acaba con la carestía de direcciones disponibles en este sentido. Además nos encontramos con la incompatibilidad de dispositivos IPv4 con IPv6, lo cual supone un problema para usuarios que quieren acceder a dispositivos caseros desde el exterior. En la actualidad tan solo el 20% de las conexiones a Internet tienen soporte para IPv6 y en España, esa cifra se reduce a un ridículo 0.78%.

Lo interesante del “nuevo” protocolo es el hecho de que todos los dispositivos a Internet tienen una IP pública a diferencia de la situación del actualmente extendido IPv4, con el que hay que hacer NAT con un router para poder usar una sola IP pública en varios dispositivos de una red privada.

IPv10 no es una nueva norma que añada todavía más direcciones (IPv6 da para que cada habitante del planeta tenga 10²⁸ IPs públicas) sino una evolución de la versión 6 que permita la comunicación bidireccional con la versión 4:  IPv4+IPv6=IPv10. De esa forma se pretende incentivar la migración a los operadores que se resisten por cuestiones de compatibilidad.

Según el borrador de la norma, “resuelve la cuestión de permitir a dispositivos con sólo IPv6 comunicarse con dispositivos con sólo IPv4 y viceversa de una forma efectiva y eficiente, especialmente cuando la comunicación se hace usando ambas direcciones IP y cuando se usan dispositivos IPv10 ya que no es necesario traducir el protocolo o involucrar a DNS en el proceso de comunicación a parte de su función de resolver nombres. IPv10 permite a los dispositivos de dos versiones de IP (IPv4 e IPv6) se capaces de comunicarse y eso se consigue teniendo paquetes IPv10 que contienen una mezcla de direcciones IPv4 e IPv6 en la misma cabecera del paquete.”

El borrador se puede encontrar aquí. Vía Phoronix.

Ver comentarios